X

Kandy

La guardiana del Diente sagrado de Buda

Kandy se situa en el extremo sur del triangulo cultural. Se trata de uno de los centros neurálgicos del budismo en Ceilán, y se erige, orgullosa, en guardiana del Diente Sagrado de Buda.

Es un placer deambular por sus animadas calles, o pasear alrededor de su tranquilo lago rebosante de vida. Acostumbrada al turismo, recibe a sus visitantes con amabilidad y diligencia.

Es imprescindible la visita al templo del diente sagrado, y contemplar algunas de las edificaciones hinduistas, decoradas con impresionantes imágenes de dioses hindúes a todo color. La fachada de algunas edificaciones, recuerdan su pasado colonial.

En verano , se celebra el festival Esala Perahera, durante 10 días, finalizando con la luna llena. Destacables son sus coloridos desfiles, con los elefantes engalanados, y sus habitantes, en la calle, volcados en la fiesta.

En cuanto al alojamiento, os recomendamos las guest houses situadas en la ladera que asciende junto al lago. Hay unas cuantas, y tampoco están muy alejadas del centro. Podréis alojaros por 6-10 € , por habitación doble. Están muy limpias, y aunque la decoración pueda pareceros algo antigua, el trato es encantador y familiar, y la tranquilidad no tiene precio.

Kandy dispone de buenos restaurantes y bares, agencias de viajes, oficina de turismo, bancos y cajeros automáticos, galerías comerciales... etc. Desde aquí se puede organizar la visita a las ciudades antiguas, o dirigirnos al Hill Country en tren. Ocho horas de viaje, a través de uno de los paisajes mas impresionantes del mundo.

X

Sigiriya

La Roca Sagrada Un paisaje alucinante

  • La Roca Sagrada
  • Entrada jardines
  • jardín circular
  • Damas de Sgiriya
  • Vistas desde la Roca
  • Cima de La Roca

La Roca Sagrada de Sigiriya, es una de las mayores atracciones turísticas de Sri Lanka, y según te vas acercando, te das cuenta del porqué. Se eleva sobre el horizonte, más de 350 metros, dejando una estampa majestuosa. Rodeada de los jardines reales, ofrece unas vistas espectaculares de muchos kilómetros a la redonda.

Los Royal Gardens, nos dan la bienvenida, y nos esconden en una densa niebla, la figura de la gran roca. Caminamos ligeros, ascendiendo poco a poco, por escaleras, y dejando a izquierda y derecha, las terrazas que componen los jardines. El verdor es exuberante, y en cada tramo, encontramos grandes rocas con atractivas formas. Pasamos junto a una cueva, formada bajo una gran piedra con forma de Cobra gigante, a punto de atacarnos.

Por fin llegamos a una explanada, donde nos reciben las enormes garras de un león, que custodian la entrada a la Montaña Sagrada. Atravesamos la entrada y comienza la verdadera ascensión. Desde aquí, una escalinata metálica nos llevará hasta la cumbre. Quizá alguno, sienta cierta aprensión o vértigo, pero se pasa rápido. Antes de llegar a la cima, pasaremos junto a Las Damas de Sigiriya, las célebres pinturas murales de varias mujeres, con el torso desnudo. Los colores, y la definición de las figuras, hacen que la visita ya, haya merecido la pena.

Por fin llegamos a la cima, y las vistas quitan el hipo. La paz que se respira y la niebla, le aportan un halo de misterio. Unos estanques, y una pequeña cabañita con el tejado de paja, completan la estampa.

Os recomendamos que hagáis la visita temprano, o tendréis que regatear las hordas de turistas, y la experiencia puede ser agobiante. Nosotros los pillamos en el descenso. Aviso a navegantes: hay unas avispas un poco traicioneras, que atacan en las horas de más calor. Existen carteles anunciando el peligro, ojito.

X

Negombo

Primer contacto

  • puesto en negombo
  • Niños jugando al cricket
  • mercado de negombo
  • puestos en Negombo

Esta localidad, seguro que vivió tiempos mejores. Cerca del aeropuerto internacional, y acostumbrada al turismo, dispone de una extensa oferta hotelera junto a la playa. El arenal, se encuentra algo sucio y descuidado, aunque está muy concurrido por los habitantes de Negombo, y los críos que practican el deporte nacional, el cricket. Algunas barcas de pescadores, señalan la verdadera utilidad de la playa, donde se ve poco bañista.

Sin embargo, Negombo, ofrece algo más. Desde la zona de hoteles, puedes coger tu primer tuk-tuk, y gastar tus primeras 100 Rs, para ir al centro. Lo mejor es perderse por sus animadas calles y mercados, comprar algún fruto seco picante, y pasear. Es un lugar bastante seguro, y como toma de contacto esta bien. Algunos pequeños templos hinduistas, colorean el paseo, y sus impresionantes joyerías, contrastan con los humildes colmados, donde podréis surtiros de agua, comida, jabón, champú o lo que necesitéis, a buen precio.

El mercado, mezcla de puestos de comida, especias y textil, completan la fotografía. En la avenida de los hoteles, encontraréis algunas agencias de viajes, cibercafés, bares y restaurantes, y las consabidas tiendas de recuerdos y artesanía. Aquí se regatea todo.

X

Mirissa

Mirissa, paraíso playero y buen pescaíto.

  • anochecer en Mirissa
  • isla en Mirissa
  • Pescadores de zancos
  • playa de mirissa
  • Hotel Mirissa
  • Tumbonas

Recorrer Sri Lanka con la mochila, en 18 días, puede resultar un poco cansado , aunque muy gratificante. Así que terminar el viaje, relajándonte en una buena playa, puede ser el mejor colofón.

Las playas del sur de Sri Lanka, son una buena opción. A pesar de ser una zona algo más explotada, han respetado bastante el entorno, y han integrado los negocios hosteleros con bastante gusto, respetando los palmerales.

La línea de costa desde Negombo hasta Matara, está inundada de numerosos pueblos costeros, con preciosos arenales,(Weligama, Ahangama, Midigama, Galle, Hambantota, Tangalla, Matara...) y con infraestructuras hoteleras para todos los bolsillos.

Nosotros paramos en Mirissa, muy cerca de Matara. Una larga playa, con un inmenso palmeral, y salpicada de chiringuitos muy agradables, donde tomar una cervecita , o picar algo.

La playa, cuenta con un pequeño atolón, que cuando sube la marea, se convierte en isla. ¡Ojo!, no os quedéis atrapados, las olas golpean con fuerza. A la izquierda del islote, encontraréis los puestos de los pescadores, y con suerte los podréis ven en acción. Los surferos estarán encantados en esta playa, y los bañistas echarán músculo.

Mientras paseáis, veréis corretear los cangrejos, que seguramente, acabarán en la brasa de alguno de los restaurantes de la zona. Os recomendamos este manjar, los "crabs", ricos ,ricos, aliñados con una salsita de tomate y verduritas. También tienen muy buen pescado expuesto, y tu eliges el que te quieres comer. En el Mirissa Beach Restaurant lo ponen francamente bien, y los desayunos, en su vajilla inglesa, son inmejorables. Precios razonables.

En la carretera que bordea la costa, podréis coger autobuses para ir a Galle (1 hora), o Matara (10-15 minutos), que se pueden ver en un día.

Esperamos que os relajéis, y disfrutad de este pequeño trocito de paraíso.

X

Parque Nacional de Yala

Naturaleza en estadoSalvaje.

  • bufalo y chacal
  • cervatillos
  • elefante
  • paisaje en Yala
  • pajarillo de colores
  • monos
  • pavo real
  • roedor
  • Yala idílico
  • pavo real
  • safari
  • leopardo
  • paisaje en yala

Cuando uno piensa en Sri Lanka, no espera encontrar tanta biodiversidad en un un país relativamente pequeño, pero la realidad es otra. La antigua Ceilán, tiene una gran superficie protegida para preservar su flora y su fauna. En un viaje tan corto como el que hicimos, es difícil abarcar todo, así que nos decantamos por el Parque Nacional de Yala.

Este parque, ubicado cerca de Tissamaharama, dispone de la variedad de fauna más extensa del país. Y todo ello, en una marco incomparable de paisajes muy diferentes entre si. Pequeños bosques, llanuras, lagunas, humedales...

Existe la manera de visitar el parque con guías autorizados, en un Safari fotográfico. Nosotros hicimos uno de cinco horas. 11.000 Rs,(unos 75 €) los dos, con las entradas incluidas, un guía en inglés y conductor. La excursión es bastante respetuosa con los animales, y no es demasiado invasiva. Tuvimos mucha suerte, y pudimos ver hasta leopardos, además de elefantes, ciervos, cocodrilos, chacales, búfalos de agua ,pavos reales, multitud de pájaros, jabalíes… y un paisaje idílico. ¡Ojo con los baches!.

En Tissa, nos alojamos en una guest house, regentada por una amable abuelita que nos ofreció cerveza y buena conversación. El Holliday Inn, por 16 €. Por supuesto, en el precio del Safari, hay que regatear,...

...y para la excursión, ropa cómoda, agua, antimosquitos, prismáticos y un buen teleobjetivo.

X

Los Templos

Budistas, hinduistas y musulmanes.

  • templo hinduista
  • esculturas
  • Golden temple
  • Estatua Buda
  • elefantes polonnaruwa

A los largo y ancho del país, encontraréis numerosos templos hindúes, ya que la comunidad tamil representa casi el 15% de la población. Aunque en el norte, cerca de la bahía de Bengala, encontraréis los mas espectaculares. Los distinguiréis de inmediato, gracias a sus coloridas fachadas, recubiertas de figuras de deidades hindúes, algunas con formas aterradoras y sus miles de brazos y piernas. El trabajo de artesania merece que lo contempléis por unos minutos.

Polonnaruwa, merece una mención especial. El budismo se ve representado en todos los edificios que encontraréis en la visita de esta ciudad antigua. El paraje, lo conforman una serie de edificios y dagobas, junto a un estanque con forma de flor de loto, y unas inmensas esculturas de granito de Buda, custodiadas por un pebetero, y el grupo habitual de simios. El paso del tiempo y la humedad, han oscurecido la piedra de los edificios, pero no la espectacularidad del lugar.

La comunidad musulmana en Sri Lanka, se reparte por todo el país, pero no dispone de ningún edificio emblemático. Encontraréis pequeñas y modernas mezquitas, ubicadas en sus barrios, y apreciaréis que muchas son de nueva construcción.